IMPERIO LATINO DE CONSTANTINOPLA (1204-1261 d. C.):

Emperadores latinos de Constantinopla y Tesalónica


Trachy. Bronce. Ca. 1204-1219 d.C.

19 mm, 141 g - Hendy Tipo D; BCV#2024

Acuñada en Constantinopla [F+]


A/: Busto de Cristo nimbado, imberbe de frente; con túnica y colobio con rollo.

R/: Emperador de pie con stemma, loros y sagion, con cetro y globo crucígero.


La III Cruzada había logrado asegurar varios estados cristianos en la costa de Tierra Santa, y también el compromiso de Saladino de respetar la integridad de los peregrinos cristianos que visitaran Jerusalén, pero no la recuperación de la ciudad santa bajo el signo de la cruz. Con el objetivo de cumplir con esta meta el Papa Inocencio llamó nuevamente a la cristiandad a movilizarse y marchar al Oriente, recabó apoyo entre los señores, reyes y repúblicas marineras europeas y comenzaron los preparativos en Venecia, donde se construyó la flota. 


En 1203 los barcos estuvieron listos y los cruzados partieron para Tierra Santa, pero los venecianos lograron convencer al resto de desviarse y atacar la mismísima Constantinopla. Los romanos de oriente compartían con los europeos la fe de Cristo, pero sus riquezas eran una tentación enorme para estos, y los venecianos tenían especial interés en consolidar su dominio del comercio en el Mediterráneo oriental. En abril de 1204 los invasores lograron penetrar por las murallas y la ciudad se rindió, pero esto no aplacó la brutalidad de los cruzados. El historiador bizantino Nicetas Coniata nos relata que los "francos":


"Destrozaron las santas imágenes y arrojaron las sagradas reliquias de los mártires a lugares que me avergüenza mencionar, esparciendo por doquier el cuerpo y la sangre del Salvador [...] En cuanto a la profanación de la Gran Iglesia, destruyeron el altar mayor y repartieron los trozos entre ellos [...] E introdujeron caballos y mulas a la iglesia para poder llevarse mejor los recipientes sagrados, el púlpito, las puertas y todo el mobiliario que encontraban; y cuando algunas de estas bestias se resbalaban y caían, las atravesaban con sus espadas, ensuciando la iglesia con su sangre y excrementos. Una vulgar ramera fue entronizada en la silla del patriarca para lanzar insultos a Jesucristo y cantaba canciones obscenas y bailaba inmodestamente en el lugar sagrado [...] Tampoco mostraron misericordia con las matronas virtuosas, las doncellas inocentes e incluso las vírgenes consagradas a Dios."


Tras la conquista cruzada Balduino de Henao fue proclamado emperador de Constantinopla, el dominio cruzado duraría casi seis décadas. Por su parte gran parte de la nobleza bizantina logró escapar de los invasores y pronto se establecieron dos nuevos estados que resistirían a los invasores: el Imperio de Nicea y el Despotado de Epiro. Teodoro I Comneno-Láscaris fue coronado en 1208 como emperador de Nicea; sus descendientes capturarán Tesalónica en 1244 y en 1261 lograrán finalmente recobrar Constantinopla.


La pieza que hoy les ofrecemos es un trachy de vellón bajo anónimo del Imperio Latino de Oriente, es decir del régimen establecido tras la conquista cruzada de Constantinopla. De acuñación muy cruda y valor muy devaluado, estas monedas se caracterizan por su forma scodellata (en forma de escudilla, es decir cóncavas y convexas), y por ser mayormente anónimas. Una pieza fascinante y económica de un período histórico muy relevante.





Imperio Latino de Constantinopla: Trachy anónimo de bronce - 1204-1219 d. C.

$32.410,99

Ver formas de pago

Los tiempos de entrega pueden variar, y dependen estrictamente de Correo Argentino.

Calculá el costo de envío

IMPERIO LATINO DE CONSTANTINOPLA (1204-1261 d. C.):

Emperadores latinos de Constantinopla y Tesalónica


Trachy. Bronce. Ca. 1204-1219 d.C.

19 mm, 141 g - Hendy Tipo D; BCV#2024

Acuñada en Constantinopla [F+]


A/: Busto de Cristo nimbado, imberbe de frente; con túnica y colobio con rollo.

R/: Emperador de pie con stemma, loros y sagion, con cetro y globo crucígero.


La III Cruzada había logrado asegurar varios estados cristianos en la costa de Tierra Santa, y también el compromiso de Saladino de respetar la integridad de los peregrinos cristianos que visitaran Jerusalén, pero no la recuperación de la ciudad santa bajo el signo de la cruz. Con el objetivo de cumplir con esta meta el Papa Inocencio llamó nuevamente a la cristiandad a movilizarse y marchar al Oriente, recabó apoyo entre los señores, reyes y repúblicas marineras europeas y comenzaron los preparativos en Venecia, donde se construyó la flota. 


En 1203 los barcos estuvieron listos y los cruzados partieron para Tierra Santa, pero los venecianos lograron convencer al resto de desviarse y atacar la mismísima Constantinopla. Los romanos de oriente compartían con los europeos la fe de Cristo, pero sus riquezas eran una tentación enorme para estos, y los venecianos tenían especial interés en consolidar su dominio del comercio en el Mediterráneo oriental. En abril de 1204 los invasores lograron penetrar por las murallas y la ciudad se rindió, pero esto no aplacó la brutalidad de los cruzados. El historiador bizantino Nicetas Coniata nos relata que los "francos":


"Destrozaron las santas imágenes y arrojaron las sagradas reliquias de los mártires a lugares que me avergüenza mencionar, esparciendo por doquier el cuerpo y la sangre del Salvador [...] En cuanto a la profanación de la Gran Iglesia, destruyeron el altar mayor y repartieron los trozos entre ellos [...] E introdujeron caballos y mulas a la iglesia para poder llevarse mejor los recipientes sagrados, el púlpito, las puertas y todo el mobiliario que encontraban; y cuando algunas de estas bestias se resbalaban y caían, las atravesaban con sus espadas, ensuciando la iglesia con su sangre y excrementos. Una vulgar ramera fue entronizada en la silla del patriarca para lanzar insultos a Jesucristo y cantaba canciones obscenas y bailaba inmodestamente en el lugar sagrado [...] Tampoco mostraron misericordia con las matronas virtuosas, las doncellas inocentes e incluso las vírgenes consagradas a Dios."


Tras la conquista cruzada Balduino de Henao fue proclamado emperador de Constantinopla, el dominio cruzado duraría casi seis décadas. Por su parte gran parte de la nobleza bizantina logró escapar de los invasores y pronto se establecieron dos nuevos estados que resistirían a los invasores: el Imperio de Nicea y el Despotado de Epiro. Teodoro I Comneno-Láscaris fue coronado en 1208 como emperador de Nicea; sus descendientes capturarán Tesalónica en 1244 y en 1261 lograrán finalmente recobrar Constantinopla.


La pieza que hoy les ofrecemos es un trachy de vellón bajo anónimo del Imperio Latino de Oriente, es decir del régimen establecido tras la conquista cruzada de Constantinopla. De acuñación muy cruda y valor muy devaluado, estas monedas se caracterizan por su forma scodellata (en forma de escudilla, es decir cóncavas y convexas), y por ser mayormente anónimas. Una pieza fascinante y económica de un período histórico muy relevante.





Mi carrito