SUECIA: Asociación Deportiva de Höörs


Moneda local.

10 Coronas; 1979. Bronce.

35,10 mm; 18,67 g.

Sin Circular [UNC]


Suecia, entre otras cosas, es conocido por ser el país dónde menos dinero en efectivo se utiliza. Tanto es así que se habla de una virtual desaparición de la moneda allí, y que es cuestión de tiempo para que, legalmente, las monedas y billetes físicos dejen de circular.


La economía cotidiana sueca se basa en la utilización de tarjetas electrónicas y billeteras virtuales. Es raro que una persona en la calle, lleve consigo efectivo, y en caso de tener efectivo, es bastante difícil encontrar un lugar dónde depositarlo. Esta situación se agravó muchísimo desde 2007, pero contrario a los que mucho suponen, en Suecia, desde muchísimo tiempo atrás se viene dando el desuso sistemático y continuado de monedas y billetes.


A finales de la década de 1970, en algunos municipios, había carencia de circulante. No por una cuestión de crisis económica ni mucho menos, sino porque los suecos, cada vez utilizaban menos el dinero físico. Al punto tal que muchos ayuntamientos, cooperativas y asociaciones deportivas, pero ejemplo, decidieron poner en marcha la emisión de sus propias “monedas locales”.


El fenómeno del circulante “local” es bien conocido y extendido por distintas partes del mundo, y por lo general, está ligado a situaciones económicas catastróficas, falta de metales para la acuñación, guerras, etc. Es por ello que, históricamente, las monedas locales suelen ser de metales de bajo costo, de factura bastante burda y de denominaciones bajas. Basta ver el caso de los notgelds alemanes o franceses, por ejemplo, que tras la Primera Guerra Mundial tuvieron su época de auge.


En Suecia, en cambio, el fenómeno de la “moneda local”, es muy diferente. No se trata de monedas hechas localmente durante situaciones de emergencia económica, por el contrario, son piezas de gran calidad técnica, por lo general, de gran peso y tamaño, contrastando con los humildes notgelds de necesidad, acuñados en zinc, hierro o aluminio.

Suecia: Asociación Deportiva de Höörs - 10 coronas (1979) - Escasa moneda local

$22.015,22

Ver formas de pago

Los tiempos de entrega pueden variar, y dependen estrictamente de Correo Argentino.

Calculá el costo de envío

SUECIA: Asociación Deportiva de Höörs


Moneda local.

10 Coronas; 1979. Bronce.

35,10 mm; 18,67 g.

Sin Circular [UNC]


Suecia, entre otras cosas, es conocido por ser el país dónde menos dinero en efectivo se utiliza. Tanto es así que se habla de una virtual desaparición de la moneda allí, y que es cuestión de tiempo para que, legalmente, las monedas y billetes físicos dejen de circular.


La economía cotidiana sueca se basa en la utilización de tarjetas electrónicas y billeteras virtuales. Es raro que una persona en la calle, lleve consigo efectivo, y en caso de tener efectivo, es bastante difícil encontrar un lugar dónde depositarlo. Esta situación se agravó muchísimo desde 2007, pero contrario a los que mucho suponen, en Suecia, desde muchísimo tiempo atrás se viene dando el desuso sistemático y continuado de monedas y billetes.


A finales de la década de 1970, en algunos municipios, había carencia de circulante. No por una cuestión de crisis económica ni mucho menos, sino porque los suecos, cada vez utilizaban menos el dinero físico. Al punto tal que muchos ayuntamientos, cooperativas y asociaciones deportivas, pero ejemplo, decidieron poner en marcha la emisión de sus propias “monedas locales”.


El fenómeno del circulante “local” es bien conocido y extendido por distintas partes del mundo, y por lo general, está ligado a situaciones económicas catastróficas, falta de metales para la acuñación, guerras, etc. Es por ello que, históricamente, las monedas locales suelen ser de metales de bajo costo, de factura bastante burda y de denominaciones bajas. Basta ver el caso de los notgelds alemanes o franceses, por ejemplo, que tras la Primera Guerra Mundial tuvieron su época de auge.


En Suecia, en cambio, el fenómeno de la “moneda local”, es muy diferente. No se trata de monedas hechas localmente durante situaciones de emergencia económica, por el contrario, son piezas de gran calidad técnica, por lo general, de gran peso y tamaño, contrastando con los humildes notgelds de necesidad, acuñados en zinc, hierro o aluminio.

Mi carrito